La Venta Eritaña

TITULO: “La Venta Eritaña, parte de su historia”

FECHA: Junio 2014

MEDIO: Revista Oficial del Festival de Música y Danza de Granada

 

La historia está en permanente evolución. También la historia local de Granada. En este artículo tenemos un sencillo ejemplo. Se trata de ubicar de manera exacta la Venta de Eritaña de Granada.

La importancia de este enclave radica en haber sido el lugar donde el 8 de marzo de 1928 se presentó la Revista Gallo, una efímera – solo se editaron dos números (febrero y abril) – y sin embargo valiosísima publicación, liderada por Federíco García Lorca, y que es uno de los documentos más interesantes del ambiente cultural en torno a la Generación del 27 y vanguardias, que trasciende las fronteras locales. En Gallo aparecen artistas como Salvador Dalí, Picassso, Francisco Ayala o Gerardo Diego, por citar algunos de los de más renombre. El director era el hermano del poeta, Francisco García Lorca.

Gallo recogía el testigo de las tertulias que tanto abundaron en Granada entre los siglos XIX y XX como La Cuerda, liderada por Pedro Antonio de Alarcón, la Cofradía del Avellano, con Ángel Ganivet al frente, o la celebrada en el Café Alameda (hoy Restaurante Chikito) entre 1925 y 1922, conocida como El Rinconcillo. De esta última puede tenerse como heredera a Gallo, puesto que algunos de sus participantes se integraron en la revista y además en ambas uno de sus principales componentes fue García Lorca.

Las reuniones literarias de Gallo solían celebrarse en dos merenderos de las afueras de Granada. Uno es el Último Ventorrillo, ubicado en la Carretera de Huétor Vega, y el otro la Venta Eritaña, que estaba en la carretera de Sierra Nevada, aunque sobre su ubicación exacta es ahora, con la publicación de este artículo, cuando podemos determinar con exactitud.

Dos autores han tratado de localizarla. Ian Gibson en su biografía sobre Federico, aborda el asunto de Gallo, y se refiere a su presentación en la Venta de Eritaña. Indica que era un “establecimiento situado en la carretera de la Sierra cerca de Lancha de Cenes y hoy desparecido”. Indica como fuente de esta ubicación a Manuel López Banús, uno de los redactores de Gallo. Por su parte Antonio Gallego Morel, en su estudio sobre esta revista publicado en 1988, señala “La Venta Eritaña estuvo situada en la carretera de la Sierra pasado el pueblo de Cenes y junto a la desviación que llevaba al pueblecillo de Güejar Sierra”.

Con los datos de los que disponemos gracias a Antonio Muñoz, actual propietario del edificio que fuera Venta Eritaña, estamos en condiciones de afirmar que la versión que más se aproxima a la realidad es la mantenida por Gibson, pero con un dato que debe ser matizado. Me refiero a que, al menos el edificio no ha desaparecido, aunque si su uso como Venta.

Venta Eritaña fue instalada por un almeriense, que junto con otro empresario había puesto en marcha un establecimiento del mismo nombre en Sevilla, situado también a las afueras de la ciudad. Para ello construyo, en torno a los primeros años del siglo XX, el edificio y sus jardines que todavía hoy se conservan en la Carretera de la Sierra. En esta Venta se celebraron, al principio, espectáculos de variedades y posteriormente también se desarrollaron actividades relacionadas con la moral distraída, aunque siempre también ofreció comidas y bebidas. Tras la Guerra Civil fue casa de vecinos y por último fue adquirida por el mencionado Antonio en 1979. El actual propietario primero tuvo aquí su vivienda y posteriormente ha instalado un negocio de hostelería, en el que ha recuperado el nombre. Concretamente se trata de un pub, pero dado que es un inmueble de notables proporciones, posteriormente ha ubicado también en él un restaurante.

De la presentación en Venta Eritaña de Gallo existe numerosa documentación, incluso el periódico El Defensor de Granada, se hizo eco de manera detallada de la cita y reconocemos entre los asistentes a quien con el tiempo seria impulsor de la creación del Festival Nacional de Música y Danza de Granada, Antonio Gallego Burín, reconocido intelectual y Alcalde de Granada, cuyo hijo, Antonio Gallego Morell, estudió como hemos visto detalladamente la revista Gallo, y entre sus muchas responsabilidades estuvo ser Comisario del Festival. Y es ahora precisamente en una publicación donde ese Festival es protagonista, el espacio en el que divulgamos esta información.

Jorge de la Chica.

Attachment-1

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *